Alvaro Z.

Alvaro Z.

Catador Avanzado
Miembro Foodie


1131 Puntos
999+ Ranking mes
420 Ranking Total
Sobre mí
Miembro desde: Enero de 2014
Posición 271 del ranking de calificadores de Colombia.
47 comentarios en Colombia

El ambiente es agradable, bueno para conversar y estar en grupo o en pareja. La decoración, curiosa, con sus referencias a un mundo encantado. La cocina, sin embargo, no logra un punto sobresaliente, sin ser mala. Desafortunadamente mi plato llegó algo tibio, en desmedro de un buen comienzo de la experiencia y baja de intensidad en sabor y placer a medida.

Comida
Servicio
Ambiente

Ubicado en el Centro histórico de La Candelaria, es un buen lugar para ir a almorzar con amigos. El sitio es bastante luminoso, su anfitriona y propietaria es muy cálida y amable, sin embargo el servicio, que trata de ser amable, da la sensación de impaciencia cuando uno se detiene en la selección de platos. La cocina está abierta al público pero parece un poco desordenada, de manera que no es agradable a la vista. Por su parte, la comida está muy bien preparada, con buenos ingredientes y excelente cocción y sazón. El brazo de cerdo y el pollo resultaron deliciosos. Las salsas en su punto y acompañan bien. Resultó curioso que trajeran la petit salad al final, no con los platos principales. El helado de albahaca muy rico. Eso sí, los precios como del primer mundo, altos para el medio. Cambian de menú con frecuencia, por lo que vale la pena regresar (cuando el bolsillo se recupere)

Comida
Servicio
Ambiente

Agradable ubicación en una antigua casa de Bogotá, amplio y bien iluminado, con facilidad de parqueo en el mismo sitio. La atención de los camareros es amable y oportuna; aclaran las inquietudes de los comensales con respecto al menú y sus características, aconsejando muy bien. La cocina se esmera en la calidad de los ingredientes y los platos se pueden demorar un tris, en tanto se preparan a la orden. Aunque se trate de platos típicos tradicionales de la cocina colombiana, tienen un toque de sazón particular que los hace especiales. Recomendables la Sobrebarriga trompo y desde luego, la Posta negra cartagenera. Buen sitio para ir en grupo de amigos o familiar.

Comida
Servicio
Ambiente

Con mucho interés por degustar comida libanesa, esta experiencia me decepcionó. Muy amable la persona que atendió, pero con un poco de desconocimiento de platos e ingredientes. Estos últimos realmente pobres. Una sopa de lentejas, supuestamente con cordero, resultó un hueso de cerdo. El plato Kafta, dos pinchos de carne de res y pollo, viene acompañado de... ¡papa frita! No lo podía creer! Lo único rescatable fue la Baklava, al final. Deberían repensar el concepto de comida verdaderamente árabe.

Comida
Servicio
Ambiente

Agradable lugar, acogedor, buen ambiente con vegetación interior que da un toque especial. Música buena pero repetitiva. La atención, oportuna. La cocina, de buen gusto. Bien presentada y con sabores balanceados. Estuvo bien la Cazuela de albóndigas. La entrada de cangrejo muy buena. Una ensalada grandota, deliciosa. Las limonadas de gengibre y de mora, refrescantes. Eso sí, un poco altos los precios de los platos, en general.

Comida
Servicio
Ambiente

Buen ambiente, pequeño, tradicional, casi familiar. Sin emvargo, un cierto olor a moho no hace agradable la impresión al llegar. La cocina, nada espectacular. Los ingredientes poco afortunados. Una trucha con sabor terroso bañada por una salsa bechamel que sofoca el caviar esparcido. El pato a la Cointreau un poco más honorable, aunque la piel con mucho gordo. La sopa de cebolla bastante fuerte. El pie de manzana, excdente de masa y escaso de manzana. Gilbert Bécaud de fondo salvó la noche.

Comida
Servicio
Ambiente

Ambiente agradable, buena disposición de espacios y música moderna, a veces un poco alta para la conversación. La cocina buena, con ingredientes frescos y oportuna sazón. Los meseros, en estilo tradicional, son amables. De destacar la sopa de lentejas rosadas y el pato magret. La ternera no fue gran cosa.

Comida
Servicio
Ambiente

Ambiente agradable, cálido, hogareño. Buena cocina, con ingredientes de calidad y cocción en su punto. La atención, muy cálida por parte de su propietaria Katherina, mujer vital y aguerrida, al parecer. Recomendado el cordero al vino.

Comida
Servicio
Ambiente

Buen espacio en mitad del barrio La Candelaria y en pleno centro de las galerías, por lo que se constituye en el sitio ideal para hacer un alto en los recorridos del arte.

Comida
Servicio
Ambiente

Un local pequeño, quien se ubique en la noche cerca de la puerta recibirá todo el frío por las vidrieras y la constante entrada y salida empleados que traen vituallas de algún lugar cercano. El servicio muy regular. Quien recibió nuestra orden no trasmitió la totalidad de platos pedidos y debimos esperar una hora para el completo. Un poco ruidoso por lo estrecho, no se escucha la música que ponen. La comida aceptable, con buenos ingredientes y cocción en su punto

Comida
Servicio
Ambiente

No tiene fotos en bogota

¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×