Comida
Servicio
Ambiente

Ubicado en el Centro histórico de La Candelaria, es un buen lugar para ir a almorzar con amigos. El sitio es bastante luminoso, su anfitriona y propietaria es muy cálida y amable, sin embargo el servicio, que trata de ser amable, da la sensación de impaciencia cuando uno se detiene en la selección de platos. La cocina está abierta al público pero parece un poco desordenada, de manera que no es agradable a la vista. Por su parte, la comida está muy bien preparada, con buenos ingredientes y excelente cocción y sazón. El brazo de cerdo y el pollo resultaron deliciosos. Las salsas en su punto y acompañan bien. Resultó curioso que trajeran la petit salad al final, no con los platos principales. El helado de albahaca muy rico. Eso sí, los precios como del primer mundo, altos para el medio. Cambian de menú con frecuencia, por lo que vale la pena regresar (cuando el bolsillo se recupere)

Comida
Servicio
Ambiente
Ver más comentarios (33)
¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×