Comida
Servicio
Ambiente

Luego del recorrido por La Candelaria, nuestro conductor insistía en llevarnos a un restaurante de comida típica. Honestamente, ya hemos comido suficiente de esa. Leí en TripAdvisor sibre este restaurante y en realidad, no nos decepcionó. Los jugos de guanàbana con mora y otra fruta colombiana, excelentes. Las entradas: ensalada de espàrragos y sopa de cebolla, deliciosísimas. El ratatouille, tal como todos lo califican: buenísimo. Las escalopinas de cerdo las hayamos un poquito resecas pero el acompañamiento de puré y ratatouille compensaron. Disfrutamos viendo cómo euno de los chicos flambeaba las créme brulée, q por supuesto, también probamos. En general, fue una deliciosa experiencia gastronómica. El resraurante está un poco escondido en una calle medio rara del vecindario. Es pequeñito pero con buen ambiente. Gracias al chef Pastor que nos deleitó con sus creaciones hoy. RECOMENDADÍSIMO. Parada obligada en La Candelaria.

Comida
Servicio
Ambiente
Ver más comentarios (35)
¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×