Comida
Servicio
Ambiente

Es uno de los restaurantes de "toda la vida" junto con el extinto Picaflor. Dejé de ir por muchos años porque se quedó estancado en el tiempo y se volvió muy caro para lo que ofrecía. Sí había visto que lo habían renovado en el último año, pero no me llamaba la atención, hasta que por comentarios de varios conocidos dedidí probar de nuevo. Debo decir que me sorprendió gratamente. La carta es más moderna, pero no perdió la esencia (como sí le sucedió al Picaflor en el fracasado intento por actualizarlo). Recuperaron los postres tradicionales (la torta de novia, la torta de chocolate, el strudel de manzana) y agregaron otros como las milhojas (de jalea de guayaba, arequipe, crema pastelera) y los pies. Las porciones son más bien generosas. Es muy bueno para ir a desayunar o tomar onces con la familia (los envueltos y tamales son deliciosos). El servicio debería ser más rápido.

Comida
Servicio
Ambiente
Ver más comentarios (94)
¡Tu navegador está obsoleto!

Actualiza tu navegador para ver esta página correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×